He estado en 110 cruceros: estas son 6 de mis escalas favoritas

Como alguien que ha realizado 110 cruceros, he visitado puertos de todo el mundo. Mi difunta esposa, Donna, y yo encontramos cualidades intrigantes en cada uno de ellos.

Sin embargo, algunos puertos destacan en mi mente, y muchos de estos lugares fuera de lo común merecen más atención.

Aquí están mis puertos favoritos, sin ningún orden en particular.

Los viajeros pueden alimentar a los osos pardos en Sitka, Alaska

Sitka, una ciudad de la isla Baranof de Alaskano figura en los itinerarios de muchos viajeros, ya que se encuentra fuera del Paso Interior. Otras islas de la costa de Alaska ofrecen experiencias similares, pero Sitka, que fue territorio ruso hasta mediados del siglo XIX, es especial.

Cuando la visitamos, era un puerto de acceso directo –lo que significa que Donna y yo tuvimos que tomar una embarcación más pequeña desde nuestro barco para llegar a la orilla– y contaba con unas vistas magníficas. Hicimos excursiones locales, paseamos por pintorescas tiendas y aprendimos sobre los tlingits, el pueblo indígena que ha vivido allí durante siglos.

El lugar más interesante que visitamos en Sitka fue la Fortaleza del Oso, un centro de rescate de osos pardos.

Donna y yo fuimos al recinto, ya que ella quería dar de comer a los osos. Nuestro guía llevó a Donna a una zona segura y le permitió tirar trozos de carne de 3 kilos a través de la valla, donde los osos los cogieron y los devoraron.

Donna, a quien le gustan los animales, disfrutó de la experiencia, pero yo me sentí mucho más feliz observando el frenesí alimenticio desde detrás de las ventanillas y las puertas cerradas del coche.



Funchal tiene un inolvidable paseo en trineo por la ciudad

Funchal, la mayor ciudad de la región portuguesa de Madeira, tiene un gran puerto protegido por una gran fortaleza. Los barcos atracan a lo largo de un muelle que separa el puerto del océano Atlántico.

Los visitantes pueden coger un taxi o pasear por las calles de la costa para ver los cafés, las tiendas, las playas y las zonas de restaurantes de la ciudad. Pero, en mi opinión, el paseo en tobogán de Funchal es su oferta más singular.

Para llegar al asiento de mimbre para 2 personas, cogimos el teleférico panorámico desde el casco antiguo hasta un barrio llamado Monte. Los visitantes deben prepararse para esperar, sobre todo cuando hay varios barcos en el puerto.

Encontramos nuestra atracción al pie de la iglesia de Monte. Los guías nos prepararon para descender 2 km por la colina junto al tráfico y los peatones. El paseo tardó unos 10 minutos de principio a fin. Al final del recorrido, estábamos en una zona llamada Livramento, que estaba a un corto trayecto en taxi desde el barco o el centro de la ciudad.

Las playas de Kagoshima son especiales, y vale la pena hacer una parada en el Museo de la Paz de Chiran

Hice un crucero transpacífico en 2012 solo para ver las playas de Kagoshima, donde iba a ser destinado cuando servía en el ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuando estuve allí, también fui al Museo de la Paz de Chiran para los pilotos kamikazes, que estaba ligeramente a las afueras de Kagoshima.

La pieza central de este museo era una pared de fotografías de jóvenes pilotos japoneses que murieron en misiones suicidas, junto con las últimas cartas que escribieron.

En el recinto del museo también había réplicas de aviones japoneses y una casa de literas donde los pilotos pasaron sus últimas noches.

San Martín parece 2 destinos en uno

Hacer una parada en esta isla caribeña es como visitar 2 países en un solo destino, ya que está dividida en una parte holandesa, llamada Sint Maarten, y otra francesa, llamada Saint-Marten.

Y todo lo que se necesita es un viaje de 45 minutos en taxi para ir de un lado a otro.

Marigot, la capital de Saint-Marten, cuenta con interesantes tiendas, puertos deportivos y una fortaleza llamada Fort Louis, todo ello a poca distancia del centro. Recomiendo comer tranquilamente allí para disfrutar de la vitalidad y el encanto de la ciudad.

En Philipsburg, la capital de Sint Maarten, las influencias caribeñas son más evidentes. Allí se encuentran también muchos de los centros administrativos de la isla.

El principal aeropuerto de la isla, el Aeropuerto Internacional Princesa Juliana, está en la parte holandesa y termina en la playa de Maho, donde los aviones despegan y aterrizan cerca de las cabezas de los bañistas.

Donna y yo hemos visitado la isla varias veces. Solía ser un puerto de licitación, pero hace años se inauguró una nueva instalación portuaria que permitió a los grandes barcos amarrar directamente en los muelles.

Las nuevas estructuras hicieron que hubiera más tiendas y cafés junto a los barcos, lo que resulta cómodo, pero le quita parte del antiguo encanto a la isla.

Santorini, Grecia, es tan bella como parece en las fotos

Santorini es una de las islas griegas más fotografiadas, y con razón. Los pueblos tenían el mismo aspecto que en los folletos turísticos, y no había ningún escenario malo para una foto cuando estuvimos allí.

Nuestra llegada a la isla hizo que la experiencia fuera única. Para llegar al pueblo que estaba en las alturas teníamos 2 opciones: montar en burro o coger un teleférico. Yo elegí montar en burro y Donna cogió el teleférico. Por desgracia, no nos volvimos a ver hasta la hora de la cena.

La ruta en burro me llevó por un sendero sinuoso, estrecho y escarpado. Me quedé mirando las rocas de abajo y puse mi confianza en un animal que parecía no ser consciente de los peligros. El paseo fue pintoresco y estimulante, pero también incómodo y aparentemente interminable.

Por el contrario, Donna dijo que su viaje de 3 minutos en el teleférico ofrecía unas vistas preciosas y era muy cómodo.

Recorrimos la Caldera de Santorini y una antigua ciudad llamada Akrotiri, pero nuestros paseos por las diminutas calles de Santorini nos mostraron las mejores partes de la isla. Cuando nos cansamos de tanto ejercicio, buscamos alivio en las bodegas y cafés locales.

Concluimos nuestro extraordinario día viendo la puesta de sol y cogiendo un teleférico de vuelta a nuestro barco.

Aviñón, Francia, es una ciudad medieval a orillas del río Ródano

Aviñón, que fue capital papal en su apogeo del siglo XIV, es un puerto en el río Ródano. 

La ciudad francesa conserva gran parte de su carácter medieval. Las murallas aún encierran calles estrechas y empedradas.

Aún se conservan 4 de los 22 arcos originales del Puente de Avignon del siglo XII. Y los antiguos acueductos del Pont du Gard siguen llevando el agua a los depósitos de la ciudad. También está el Palacio de los Papas, que fue la antigua residencia papal, con una gran plaza enfrente.

Las calles de Aviñón están repletas de tiendas, oficinas y cafés, y las riberas del río Ródano están directamente fuera de las murallas de la ciudad. En verano, los visitantes deberían intentar asistir al Festival de Aviñón, que atrae a artistas de todo el mundo cada mes de julio.

Muchos cruceros fluviales comienzan en Aviñón, por lo que recomiendo tomarse uno o 2 días para explorar esta antigua y maravillosa ciudad antes de zarpar.

Robert L. Willett

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *