Las 5 posturas más fáciles de yoga en pareja que puedes practicar en casa

Los beneficios de practicar yoga todos los días son casi infinitos: tu plasticidad cerebral, concentración y equilibrio emocional mejoran; afinas tu equilibrio y flexibilidad; desarrollas mayor fuerza muscular; aumentas tu capacidad de respiración y reduces el riesgo de enfermedades, desde problemas cardiovasculares a depresión.

Según avala la ciencia, la disciplina también es ideal para calmar el estrés y la ansiedad o mejorar la calidad del sueño. Para divertirte un poco más e introducir una nota de motivación en la práctica, una sugerente posibilidad es practicar yoga en pareja.

Puedes introducir posturas de yoga en pareja tanto en tu práctica habitual de hatha yoga como en una práctica más concreta, conocida como acroyoga, que se trata de la combinación de tres disciplinas; yoga, masaje terapéutico tailandés y acrobacias.



Beneficios del yoga en pareja

Según YogaBasics, estos son los beneficios más destacados del yoga en pareja:

  • Incrementa la confianza y la comunicación tanto verbal como no verbal ya que hace falta cooperación, presencia y concentración.
  • Genera un entorno de autenticidad y honestidad: La tolerancia a las nuevas sensaciones, la percepción de las experiencias internas sin ser juzgado y la responsabilidad mutua enriquecen un espacio para ser tú mismo.
  • Favorece la concentración y la autoconciencia del propio cuerpo, además del enfoque en el momento presente.
  • Enriquece y complementa la ejecución y alineación de las posiciones, permitiendo nuevos ajustes y la información adicional que brinda la conexión con otro cuerpo. Podrás usar el peso del cuerpo de tu pareja para ayudarte a profundizar en los estiramientos de yoga, o ganar fuerza.
  • Reduce el estrés y la ansiedad: El yoga en pareja beneficia la salud mental al crear una conexión poderosa con tu ser querido, compañero o amigo, contribuyendo a escapar del estrés diario.
  • Construye recuerdos y experiencias positivas: Mientras practicas yoga en pareja, estás creando recuerdos divertidos y encantadores que te permitirán profundizar en la conexión y la intimidad entre tú y la otra persona.
  • Mejorará la intimidad y la vida sexual si lo practicas con tu pareja, al potenciar una mayor conexión física, mental y emocional y un conocimiento más elevado del cuerpo. Además, el yoga en pareja fomenta el juego y la diversión. 

En el caso del acroyoga, existe una técnica concreta para entrar y salir de las posturas y realizar transiciones entre ellas, por lo que lo más recomendable es acudir a clases si no tienes formación para ello, evitando lesiones.

Especialistas como la maestra Xuan Lan comparten en su blog algunas de las posturas de yoga más sencillas para hacer en pareja. 

«Son 5 asanas que he practicado durante una clase de yoga en grupo en el India Yoga Festival en Goa durante mi largo viaje a Asia. Como verás, he practicado con un hombre más alto y menos flexible, y con una niña de 6 años. Todo se puede hacer, pero hay que comunicarse con la otra persona para coordinar los movimientos y asegurarse que ambos estén cómodos», dice.

Postura de la cobra en pareja o bhujangasana

Para practicarla deja la distancia de un brazo entre las dos personas y estiraos boca abajo. Cuanto más cerca estéis, más complicaciones tendrá la postura.

Subid a la postura de la cobra con normalidad, con las piernas estiradas, el pubis apoyado en el sueño, el pecho apuntando hacia arriba y la columna arqueada. La clave es que tendréis que juntar las palmas de las manos arriba. Al apoyarlas, estirad los brazos y elevad el pecho y las costillas del suelo, inhalando.

Para bajar, exhalar al mismo tiempo. Es una postura exigente que ayuda a combatir la depresión, es energizante, estimula la concentración, tonifica la espalda, flexibiliza la columna, fortalece el tronco superior y los glúteos y regula el ciclo menstrual.

Postura del árbol en pareja o vrksasana

La postura de yoga del árbol es la más básica para estimular el equilibrio, pero tiene muchos más beneficios, como fortalecer las piernas, estirar la musculatura de las ingles, muslos, pecho y hombros o estimular el sistema digestivo y renal.

Para practicarla en la pareja, Xuan Lan recomienda ponerse de pie uno al lado del otro, con proximidad pero sin tocarse. Entrad en la postura del árbol por separado, subiendo el tobillo hacia la ingle o hacia el gemelo y después, juntad las palmas de las manos exteriores en medio al nivel del pecho, estirando el brazo interior para juntar las palmas, cruzando las muñecas.

Para buscar la estabilidad tienes que presionar las palmas contra las de tu pareja, buscando el peso necesario y sin empujar, o acabaréis en el suelo.

Postura de la pinza en pareja o paschimottanasana

La postura de la pinza en pareja es genial para estirar toda la espalda, tonificar la musculatura y la parte posterior de las piernas, flexibilizar la columna vertebral y prevenir la ciática. Al hacer un masaje sobre los órganos abdominales, mejora todos los procesos digestivos.

Para ponerla en práctica debéis sentaros uno enfrente del otro con las piernas estiradas y las plantas de los pies juntos. Una de las personas baja y otra se queda sentada, con la espalda recta. En lugar de tirar, quien se queda arriba debe agarrar a la pareja de las muñecas y ayudarla a extender la espalda y bajar el tronco progresivamente.

Quédate abajo varias respiraciones y al subir, invertid los roles. También es una postura relajante que mejora la concentración, calma mental y calidad del sueño.

Postura del barco en pareja o navasana

Es una de las mejores posturas de yoga para trabajar los abdominales: además, gracias a ella podrás quemar grasa abdominal y fortalecer los músculos de la zona del core, proteger tus lumbares y tonificar brazos y cuádriceps.

Para ponerla en práctica, debes sentarte frente a tu pareja con las piernas dobladas. Coge las manos de tu compañero, levantad un pie para juntar las plantas y estirad una pierna y luego la otra.

La fuerza de los brazos ayuda a mantener la espalda recta y el pecho abierto. Asegúrate de mantener el abdomen activo y la mirada hacia arriba. Aguantad la postura unas 5 respiraciones.

Postura de torsión para piernas duras en pareja, o parivrtta janu sirsasana

Entre los beneficios de esta postura fácil de yoga en pareja están estirar columna, hombros e isquiotibiales, además de mejorar la digestión y estimular el buen funcionamiento de órganos abdominales como el hígado y los riñones.

Para hacer esta postura, debes sentarte en el suelo, flexionar una pierna con el tobillo apoyado en la ingle y estirar la otra, inclinando todo el cuerpo hacia esta última pero con el torso

«Debes colocarte frente a frente en janu sirsasana como un espejo», recomienda Xuan Lan. Estirad el costado que se va a inclinar hacia la pierna estirada. A continuación, coge las manos o muñecas de tu pareja para profundizar más en el estiramiento lateral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *